César Rivero

¿He comprado un edificio por 690.000 euros o he conseguido todavía un precio mejor?

En este artículo te quiero contar la historia de una oportunidad de negocio que surgió con un edificio en la zona de Carabanchel de Madrid muy interesante.

Se trata de una propiedad que se encontraba en un estado fatídico y que necesitaba una clara reforma. Solo tienes que ver las imágenes para pecartarte de ello.

Sin embargo, a mí y a mi socio no nos interesaba por ese precio, así que tratamos de rebajarlo en casi 200.000 euros para que sí que fuera una oportunidad.

En este post te quiero contar los trucos que empleamos para negociar y salirnos con la nuestra.

Poli bueno y poli malo: aprende a negociar bienes raíces

Cuando mi socio y yo tenemos que negociar el precio de una propiedad, muchas veces empleamos la estrategia del poli bueno y del poli malo.

Se que esto parece de película, pero sigue leyendo, porque funciona. Como en el cine.

Se trata de un planteamiento que consiste en lo siguiente:

● Uno de nosotros se mostrará muy convencido de lo que ve y de lo que le cuenta el vendedor.
● El otro dudará de todo y señalará cualquier comentario como un problema.
¿Te das cuenta? Queremos generar dudas en la parte vendedora.
Se trata de una técnica que le traslada a la persona encargada de la venta de manera inconsciente que necesita negociar si quiere cerrar la venta.
Y para que te hagas una idea de cómo funciona, sin presionar demasiado en la primera visita ya habíamos conseguido una rebaja de 60.000 euros.
No estaba nada mal, pero nosotros queríamos más. Sin embargo, esto significaba que había pocas personas de verdad interesadas en el producto.

Apóyate en otras estrategias para reducir más el precio

Como nuestro objetivo era adquirir la propiedad con un precio de 500.000 euros, pusimos en marcha otras tácticas.

Lo primero que hicimos fue utilizar la edad del edificio como un argumento. Estaba construido en el año 1880 y eso podía ser una oportunidad para nosotros.

Además, el hecho de que se tratara de un producto para inversores nos daba más ventaja.

El volumen de visitas que tiene es bastante bajo, aunque ellos nos decían lo contrario, pero queríamos apretar.

Planteamos una oferta de 500.000 euros con garantías. El hecho de que ni se enfadaran ni nos echaran signficaba que estaban dispuestos a negociar.

¿Cuáles son las conclusiones?

Si quieres obtener un buen precio hay que tener recursos para negociar. Pero tienes que tener claro que en el negocio de los bienes raíces negociar no solo consiste en hablar bien, sino en tener estrategias, tácticas y recursos con los que persuadir al vendedor.

Si quieres aprenderlos, te animo a que te apuntes a nuestro entrenamiento gratuito. Allí te cuento todas las estrategias que empleamos para realizar nuestras inversiones en inmuebles.

×
×

Carrito